Separando a los que dan de los que reciben