Cómo Holly Parker usó el poder de la empatía para vender miles de millones en bienes raíces