Los empleados de Google que opten por trabajar desde casa podrían obtener un recorte salarial